Entrevistas

El #Buentrato marca el camino

Una creencia común es la idea de que los "chirlos" son parte necesaria de la educación. O bien, que una "cachetada dada a tiempo" o un "cintazo" garantizan una buena crianza y son la única forma de resolver determinados problemas. Sin embargo, la violencia nunca representa una solución.

El 44% de los niños y niñas que ingresan a instituciones de cuidado lo hacen por motivos de violencia, el principal tema de consulta. El 42% de los padres de niños de 2 a 5 años reconocieron haberles pegado un chirlo a sus hijos como modo de castigo físico, según reveló la Encuesta sobre Condiciones de Vida de Niñez y Adolescencia. El 65% de los encuestados consideró que es adecuado castigar a los chicos de alguna forma, aunque no físicamente. El uso de insultos aumenta cuando se incrementa la edad de los niños. Uno de cada cinco chicos de entre 12 y 17 años sufrió insultos de parte de sus padres durante el mes previo a la encuesta.

Desde el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que conduce Alicia Kirchner, impulsamos junto a UNICEF una iniciativa para que la palabra "buentrato" sea parte del diccionario y sobre todo, de la vida de todos los chicos y chicas.

Porque la realidad se transforma cada día, con cada acto, en cada gesto de solidaridad y de respeto, como padres, profesionales, vecinos, compañeros de trabajo, de fútbol, desde cada lugar que nos toca. Es desde ese esfuerzo colectivo que los cambios son posibles y podemos lograr que la palabra maltrato, que sí existe en el diccionario, ya no sea parte de nuestras vidas.

"Buentrato" es asumir la responsabilidad de mejorar el modo en el que nos relacionamos con los demás; siendo más comprensivos, más solidarios y sobre todo muy respetuosos de la diversidad y la pluralidad. También significa aceptar nuestras diferencias, no discriminar, y rechazar cualquier tipo de violencia física, psíquica, emocional o verbal. Es participar para mejorar nuestra comunidad, procurar que todos tengan oportunidades para desarrollarse y actuar con responsabilidad social.

Esta iniciativa es coherente con una Política de Estado que piensa siempre en los destinatarios de las políticas y en sus derechos, y no en términos de beneficiarios, que es un concepto discrecional y estigmatizante. Es coronar el esfuerzo del pueblo argentino para que miles de pibes y pibas hayan mejorado su calidad de vida. La sanción de la Ley 26.601 de Protección Integral de los niños, niñas y adolescentes, y la Ley 26.606 de Educación Nacional son avances concretos en ese sentido. La Asignación Universal por Hijo y por embarazo, el plan Conectar Igualdad, el programa Progresar y las señales audiovisuales como Paka Paka son ejemplos concretos de gestión a favor de incorporar y defender plenamente los derechos de nuestros niños, niñas y adolescentes. También lo son la construcción de cientos de escuelas nuevas a lo largo y ancho del país, la creación de nuevas Universidades Públicas, y la ampliación del calendario de vacunación.

Los niños y jóvenes de hoy no son el futuro sino el presente. Esta campaña, como tantas otras, se inscribe en el marco de un país que busca permanentemente renovar sus desafíos, para seguir transformando la realidad, ser más justo, garantizar una vida digna en cada rincón de la Patria, y profundizar el sentido colectivo y solidario de nuestra argentinidad.

Ya son miles las personas que se sumaron a esta iniciativa. Estamos recibiendo adhesiones en los barrios y en la web, junto con artistas que generosamente colaboran en la difusión sacándole tarjeta verde al "buentrato". Firmá vos también en www.buentrato.gob.ar